En sesiones de producción musical y mezcla es buena idea refrescar los oídos haciendo breaks y escuchando música de diferentes géneros.

Los descansos sirven para resetear la memoria auditiva, comparar y escuchar otras perspectivas de mezcla para que después sean evidentes los errores y ajustes que son necesarios.